lunes, 23 de mayo de 2011

El Amigo All Inclusive

Todo es cuestión de actitud. Los hoteles all inclusive son como los casinos, NUNCA van a perder, nuunca, por más que comas, tomes, vomites y vuelvas a hacerlo... Y tampoco es como que son BAGRES de suyo (hay de hoteles a hoteles). La cuestión es la actitud con la que se vaya a esos lugares.

Entonces ¿cómo saber si tienes un amigo all inclusive? Es el que antes de entrar ya está pensando en "Le voy a ganar al hotel", quiere aprovecharlo toodo, todito. Le pasa por la cabeza llevarse las sábanas, las almohadas, toallas, ceniceros y cualquier adrono (puse "llevarse" porque para él no sería robar, "achinga si está todo incluido") Hace comentarios como "aaasu y esas de allá también están incluidas?, seguido de una risa compadrezca dándote un codazo. Es el que llega a la barra gritando "yo invito" ..... Obviamente sieeempre está pedo y pide pistos de dos en dos. Seguramente brinca en las camas, personaliza su cuarto, se sabe de memoria el itinerario de eventos del hotel y jamás le pasa por la cabeza salirse de ahí.

Al final del viaje (si es en una playa) es el que está más quemado, engordó, es el que menos se acuerda de las cosas...

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada